lunes, 26 de enero de 2009

Hoy una luna azul me ha dejado un mensaje escrito sobre la pared de mi buzón de correo y sobre el mensaje un dibujo en forma de fotografía, y yo le dejo el siguiente:
Me ha gustado mucho...............................la fotografía: Es maravillosa, me gustan los lugares puros, las gentes puras. Me evocan y me transportan hacia mi infancia hacia sitios, situaciones, lugares y, por qué no, gentes, aún vírgenes y auténticas. No muy lejos de tí, yo era el dueño del viento, de los labios de la orilla que besaban mis pies, de las arenas y la fina yerba verde que, por un capricho imposible de mezclas de aguas salada y dulce, sobre ella crecía para deleite de una chiquillería de balones de fútbol. Me encantaban los días especiales de vientos tirando a galerna de poniente, lo desafía y le decía, "¡ves viento, ves como soy más fuerte que tú!" y contra él caminaba sobre una playa desierta, sitiéndome dueños de aquel paraíso aún salvaje y puro. Sí, cuando miro la fotografía del desierto del Kalajari y las bosquimanos que lo habitan y reverencian me llegan soplos de autenticidad y un suave paño de recuerdos acarician mi alma. La palabras..............también ayudan.

3 comentarios:

rayuela dijo...

Cuánta hermosura en tu prosa! Como siempre!
Y sí, los mensajes en la pared,ayudan, los buenos recuerdos ayudan, las fotografías ayudan, las palabras ayudan. Todo sirve para limpiar el alma.
Y a mí me ayuda leerte!

Un gran beso!

lunaazul dijo...

Muy bonito lo que has escrito y dulce, yo también recuerdo la hierba en la playa junto al mar y el río. Me alegra que el correo que te mande te haya inspirado algo tan hemorso.

Un gran beso

Rio abajo dijo...

Gracias Rayuela, gracias Luna, por vuestros comentarios. Abro mis brazos en cruz hacia ambos lados y, abrazandoos, los pliego y os apretujo con mi cuerpo en un cálido abrazo fraternal.Besos